Acción u omisión.

Hola a todos.

Después de un lapso prolongado debido a nuestras circunstancias familiares estamos de vuelta. Y qué mejor que hacerlo hablando de nuestra inspiración para este blog y uno de los lugares que equilibran nuestra ciudad: el Río de Oro.

Desgraciadamente hoy, 1 de octubre, se ha producido un nuevo incendio en nuestro río. Es el segundo en dos años. El daño a la vida de este ecosistema es claro, pero los motivos (probablemente vandálicos) son lo de menos.

La idea esencial es que, como hemos señalado en el blog, este humedal, de debida protección, y sobre el cual la asociación Guelaya-Ecologistas en Acción ha expuesto un plan de conservación, cuidado e, incluso, creación de un aula viva, está abandonado por un gobierno local que, desafortunadamente, tiene dos políticas: el abandono o la destrucción.

Si leéis las entradas previas veréis la importancia del río y las auténticas barbaridades que allí se cometen, por acción o por omisión. Teniendo en la mesa las propuestas sostenibles de Guelaya es el momento de dar un paso adelante y fomentar su cuidado y conservación.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s